La Magia de la Sincronicidad

Cuántas veces te has oído decir:  “¡oh, que casualidad! “

La vida está llena de esas “casualidades maravillosas”, que a veces nos entrelazan con personas y unas circunstancias que nos atraen justo  lo que  necesitábamos en ese momento.

NO LA LLAMES CASUALIDAD, LLAMALA SINCRONICIDAD

Vemos el nombre de una persona que conocemos en un cartel o en un letrero  y justo  esa persona nos llama ese mismo día o al día siguiente por teléfono para darnos una buena noticia…

…o fuimos a buscar una cosa, pero justo en el camino nos encontramos con un conocido que al contarle lo que estamos buscando, nos ofrece una idea que encajaba mejor en nuestros planes…

Seguro que alguna vez has leído u oído un  anuncio publicitario  que te ha dado la respuesta a esa duda que continuamente estaba en tu cabeza…

…ibas a llamar por teléfono a una persona y en ese mismo instante es ella la que te llama…

La vida está llena de “estas coincidencias tan especiales” en las que parece que todo encaja.

Mucha gente vive estas “coincidencias mágicas”, como un momento de suerte.

PERO ¿QUÉ HAY DETRÁS DE LAS CASUALIDADES? 

¿POR QUÉ O PARA QUÉ OCURREN?

El psicólogo profundo C. G. Jung y el físico cuántico W. Pauli coinciden.

“Existe en la naturaleza un principio de vinculación no causal que se manifiesta a través de las coincidencias significativas”. 

“Existe una estrecha relación entre acontecimientos interiores y exteriores que vivimos. Relación que no puede ser explicada por principio de causa y efecto, pero sin embargo, tiene sentido para el observador”. 

Jung llegó a la conclusión de que hay una íntima conexión entre el individuo y su entorno, que en determinados momentos ejerce una atracción que acaba creando circunstancias coincidentes, teniendo un valor  significado y simbólico para las personas que la viven.

NO EXISTE LA CASUALIDAD

ESAS COINCIDENCIAS SURGEN

DE FUENTES MÁS PROFUNDAS

Estas sincronicidades aparecen en nuestras vidas cuando menos las esperamos, justo en el momento exacto, haciéndonos incluso cambiar de decisión y dando un giro a  nuestras vidas.

Son situaciones excepcionales, pero lo cierto es que podrían ser mucho más frecuentes si aprendiéramos a vivir nuestras vidas con más confianza y más consciencia; en pocas palabras, fluyendo con el universo.

Pero para ello, tenemos que estar más  receptivos y atentos al mundo que nos rodea, provocando esa posibilidad de sincronicidad.

Cuanto más alertas estemos, más probabilidades habrá de que ocurra la sincronicidad a nuestro alrededor… desde pequeñas conversaciones que oímos por la calle, canciones de la radio o mensajes publicitarios… hasta encuentros  “fortuitos”… que nos vienen a decir algo que necesitamos saber.

Si estamos atentos, dejamos a las circunstancias fluir y mantenemos una actitud receptiva,  nuestra intuición y nuestra sabiduría interior, nos conectará a “la magia de la sincronicidad”.

LA SINCRONICIDAD

UNA BUENA GUÍA PARA NUESTRAS VIDAS

 

El alma desea comunicarse contigo a cada paso, a cada elección… desea guiarte en tu camino… todo habla… todo lo que te rodea tiene un significado para ti… pero eres tú el que escucha…

Si estás receptivo sabiendo que la ayuda de la sincronicidad está siempre presente, solamente déjate fluir y permanece atento a ese lenguaje, a esa palabra que de forma súbita aparece y parece tomar un tono, un energía más potente diferenciándolo del resto que te rodea.

Tu yo interno y tu yo externo van de la mano, lo quieras o no, y ellos se comunican en esa magia de la sincronicidad.

La sincronicidad ha guiado la vida de multitud de personas sin siquiera pensarlo. Tu intuición, tu interno tiene claro ese lenguaje y es la mejor manera de clarificar cada paso y que cada circunstancia de tu vida se vea favorecida.

 

APROVECHA LAS SINCRONICIDADES

Las sincronicidades es un lenguaje personal e intransferible, cada persona sabe y conoce su significado justo en el momento clave que se dan y no hay manera de enseñarle al otro el significado o que el significado que tuvo un su momento lo vuelva a tener el siguiente.

Para dar buen uso de ella, es necesario que lances al universo una idea que tengas en la mente, un duda… o simplemente que el universo comunique lo que es necesario para justo este momento de tu vida.

Te sugerimos este pequeño ejercicio.

Justo nada más levantarte propón al universo que te guíe durante este día atrayendo esas sincronicidades tan oportunas que te ayudarán en lo que estás pensando…

Permanece observando el día, observando no buscando, porque en un momento, en un instante cualquiera, esa sincronicidad se dará. Déjalo fluir, sin provocarlo, ni buscarlo, ello llega ti, sin que tú hagas nada.

Anota en una libreta personal o en tu teléfono todas esas sincronicidades que se han dado junto con lo que la intuición te ha dicho acerca de ellas, sin juzgar ni intentar cambiar el primer pensamiento que te ha llegado de tu intuición. DEJALO FLUIR.

Puedes repetir este ejercicio las veces que quieres y programarlo para el tiempo que desees, unas horas, un día, una semana… cuanto más tiempo le des más difícil te resultará mantenerte en esa atención y observación plena. Con el tiempo irás adquiriendo maestría, y tus programaciones podrán ser más extensas.

¡¡Buena sincronicidad!!

Amaia y Octavio

 

Asesoramiento Energético 

para espacios: www.talenergy.es

para personas: www.corazondecristal.es

Energy Consultants